mordo-bilman-k7EjzzK1uhk-unsplash_edited.jpg
ollapresion.jpg
NUTRICIÓN

Cocina sostenible

 

Hay que ver lo que nos gusta a los humanos ponerle etiquetas a todo. El concepto Cocina Eco-friendly, que sí, suena muy cool no lo voy a negar, es algo que ya hacían nuestras abuelas sin necesidad de ponerle "palabros modernis".

Si lamentablemente ya no tenéis abuela, aquí os dejo unos consejos de la mía para hacer de vuestra cocina un lugar sostenible:

  1. Compra productos de calidad a buen precio, un alimento caro no es sostenible porque no está al alcance de la mayoría. La clave está en equilibrar la dieta de manera que no tengamos que gastar
    mucho dinero en carne. Los lunes sin carne son una buena idea para ahorrar y para ser más respetuosos con el medio ambiente, porque las vacas también afectan al cambio climático.

  2. Elegir productos de temporada, algo que se dejó de hacer con la llegada de la conservación en frío. Pero… ¿Por qué son mejores los alimentos de temporada? Son más sanos, ya que se cultivan respetando su calendario natural, son más baratos porque la disponibilidad en las tiendas es mayor. Y son más ecológicos, ya que entre otras cosas, se reduce el gasto energético al minimizar la necesidad de transporte, distribución y almacenaje.

  3. Las conservas nos pueden sacar de muchos apuros, con ellas podemos tomar alimentos fuera de temporada. Tanto compradas, como hechas en casa, pueden ser una muy buena opción para tomar alimentos económicos y de buena calidad.

  4. ¡Hay que sacarle el polvo a los libros de cocina! Con ellos podemos sacarle mucho más partido a los alimentos. ¿Sabías que la dieta mediterránea, junto con la mexicana y la francesa son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO?

  5. No te compliques la vida con los aparatos de cocina. ¿Quién no tiene una licuadora olvidada en el fondo del armario? ¿O una máquina para hacer cupcakes? Unas sartenes y cazuelas de calidad, una olla express y un buen cuchillo es todo lo que necesitas para cocinar la mayoría de los platos.

  6. No desperdicies nada. ¡La comida no se tira! Con los restos de comida siempre se puede hacer algo, solo hay que ser creativo: pudín con pan duro, cakepops con restos de bizcocho y como no, las croquetas.

  7. ¡Recicla el aceite de freír! Si no tienes suerte de tener contenedores de reciclaje de aceite en el lugar en el que vives, tienes la opción de empapar el aceite en papel viejo o arena y tirarlo al cubo de restos orgánicos. Otra opción: hacer jabón con los restos de aceite usado.

  8. Ahorra energía: cocina en una olla express, corta los alimentos en trozos pequeños para que se cocinen antes, no abras la puerta del horno antes de tiempo o apaga la vitrocerámica un poco antes para que se siga cocinando con el calor residual.

  9. ¿Lavavajillas o lavar a mano? este es un tema polémico, un grifo de cocina puede gastar unos 9 o 10 litros de agua por minuto y un lavavajillas de clase A+++ 10 litros por lavado. Así que, aunque el lavavajillas también gaste electricidad, el gasto de agua es mucho menor.

  10. Limpieza ecológica. Con jabón de Castilla, bicarbonato, vinagre blanco y limón puedes limpiar tu cocina, desatascar el sumidero, limpiar la vajilla y mucho más!

Y para terminar, ser sostenible en la cocina no es blanco o negro, sino gris. Se puede ser más o menos sostenible. No es necesario serlo al 100%, con pequeños gestos se puede hacer mucho.

Matilde Hernández

dry-tomatoes-with-olive-oil-min.jpg
VINAGRE-min.jpg
harshal-s-hirve-oZ0xzQFVCWY-unsplash-min.jpg

Recetas

Sopa de ajo, cebolla y champiñones

Una receta de temporada para sobrellevar el frío invierno. además es doble ECO, porque es ECOlógica y ECOnómica

Ingredientes

  • 7 dientes de ajo

  • 1 cebolla grande

  • 200 g de champignones

  • 800g de caldo vegetal

  • Hierbas aromáticas

  • Aceite de oliva virgen

  • Sal marina

  • Pimienta

Paso a paso

  1. Pelar los dientes de ajo y rehogarlos en una cazuela con una cucharada de aceite de oliva a fuego muy bajo.

  2. Pelar y cortar en rodajas finas la cebolla e incorporarlas a los ajos una vez que estos estén bastante hechos aunque no muy dorados. Mezclar suavemente, salpimentar y cocinar hasta que las cebollas se doren ligeramente.

  3. Incorporar el caldo de verduras, remover, tapar y cocinar unos 15 min.

  4. Limpiar y cortar los champignones en láminas . Incorporarlos a la cazuela y cocinar unos 7 minutos más.

  5. Servir con aromáticas frescas.

pexels-anna-pyshniuk-4103375-min.jpg
pexels-r-khalil-768089-min.jpg

Crema de guisantes y menta

A continuación unos tips muy sencillos para preparar una deliciosa crema de guisantes con menta, ¡facilísima! En esta época del año, es evidente que el cuerpo te pide tomarla calentita, pero no te olvides de ella en verano porque fría es deliciosa y muy refrescante. Muy rica en proteínas y fibras vegetales.

Ingredientes

  • 200 gr de guisantes

  • 100 gr de cebolla

  • 1 cdita de sal

  • 1/2 taza de hojas de menta fresca

  • 1 poco de pimienta

  • Unas gotas de aceite de oliva

  • Unas hojas de menta

  • Unos germinados de guisantes

Paso a paso

  1. Pon los guisantes en remojo con agua fría durante 1 hora. Así obtendrás mejor textura al triturarlos.

  2. Pasado ese tiempo, cuélalos, lávalos y ponlos a a hervir con un litro de agua, la cebolla cortada en cubos y la sal.

  3. Deja 10 minutos a fuego fuerte y luego bájalo al mínimo por 35 minutos. Tendrás que espumar en la mitad de la cocción.

  4. Tritura con las hojas de menta hasta conseguir una consistencia cremosa. Si quieres, puedes agregarle más agua para que quede más líquida.

  5. Sirve en bowls. Agrega por encima unas hojas de menta, unas gotas de aceite de oliva y unos germinados.

pexels-farhad-ibrahimzade-8738014-min.jpg
Verduras de cosecha propia
almejas2.jpg

Crema de almejas

 

Empieza el año con una crema marinera para los días de frío, un Clam Chowder o crema de almejas.  Es una de esas sopas que reconfortan a cualquier hora. Tiene todo lo que me gusta en una crema, suavidad, sabor y ¡tropezones!,  muchos además, de verduras, de pescado, de mariscos… ¿qué más se puede pedir? lo tiene todo. 

Ingredientes

  • 1 cebolla

  • 1 zanahoria

  • 1 rama de apio

  • 60 g de mantequilla

  • 60 g de harina

  • 600 ml de leche

  • 600 ml de caldo de verduras

  • 50 ml de vino de jerez

  • 200 g de langostinos

  • 2 lomos de merluza

  • sal

  • pimienta

  • 300 g de almejas

Paso a paso

  1. Pelamos y cortamos la cebolla y la zanahoria en dados. Cortamos el apio en trozos pequeños.

  2. Añadimos la mantequilla a una olla y la calentamos, añadimos la cebolla y la cocinamos hasta que comience a dorarse, añadimos el resto de las verduras y rehogamos durante 5 minutos más.

  3. Echamos la harina y mezclamos hasta que se haya integrado.

  4. Añadimos la leche templada y removemos hasta obtener una masa uniforme.  Salpimentamos.

  5. Incorporamos el caldo de verduras templado y removemos hasta integrar.

  6. Añadimos el vino y dejamos cocinar a fuego medio alto unos minutos.

  7. Añadimos los langostinos y los lomos de merluza, salpimentamos, tapamos y cocinamos hasta que estén hechos.

  8. Finalmente incorporamos las almejas, y cocinamos hasta que se hayan abierto.

  9. Servirmos

almejas_edited_edited.png
6_blog.jpg

Calabaza asada rellena de quinoa y queso feta

 

Una de las cosas que más me gustan de esta receta, es que puedes preparar parte de la receta con antelación, algo que viene genial cuando tienes invitados. Tan sólo tienes que dejar cocinada la quinoa y rellenar la calabaza justo antes de servir. 

Ingredientes 

  • 1 calabaza tipo butternut

  • aceite de oliva

  • sal y pimienta

  • para el relleno

  • 180 g de quinoa

  • 500 ml. de agua

  • 150 g de queso feta

  • 100 g de nueces

  • 50 g de pasas

  • 2 cucharadas de perejil picado

  • 2 cucharadas de cebollino

  • 1 limón

  • aceite de oliva

Paso a paso

  1. Cortamos la calabaza por la mitad y le quitamos las pepitas. Pincelamos con el aceite de oliva y salpimentamos.

  2. La ponemos en una fuente de horno, el lado cortado hacia abajo, y la introducimos en el horno, precalentado a 220º, durante unos 25 minutos, o hasta que esté tierna y ligeramente caramelizada.

  3. Mientras la calabaza se está horneando, preparamos el relleno. Para ello ponemos en una olla el agua, la quinoa y la sal, y lo llevamos a ebullición. Llegado este momento, bajamos el fuego y tapamos la olla dejando cocinar la quinoa hasta que haya absorbido todo el agua, unos 15 minutos aproximadamente. Una vez cocida, la pasamos a un cuenco mediano hasta que se enfríe.

  4. Picamos el perejil y el cebollino. Reservamos.

  5. Cuando la quinoa esté fría, añadimos al cuenco el queso feta desmenuzado, las nueces, las pasas, el perejil, el cebollino.

  6. Aderezamos con el zumo del limón y el aceite y finalmente salpimentamos, mezclamos y reservamos.

  7. Sacamos la calabaza del horno y rellenamos con la quinoa.

  8. Servir de inmendiato.

5_blog1.jpg