• Laura Durán

Hidroterapia: Baños de pies con agua fría

Los baños de pies con agua fría son una técnica que en naturopatía se conoce como hidroterapia, ayudar a mejorar dolencias con el uso del agua. Se dice que el agua fría fortalece y el agua caliente debilita.



Los baños de pies se utilizan para descargar una zona de sangre y llevar esa sangre a los pies, de esa forma mejoramos la circulación y/o podemos aliviar dolencias.

Consejo si te duele la cabeza:

Un baño de pies con agua fría y posteriormente secar los pies al aire, es lo que se conoce como una derivación, la sangre va hacia los pies para calentar la piel consiguiendo que la zona de la cabeza se descargue de sangre y el dolor de cabeza se alivia. De esta manera descargamos la congestión sanguínea y la temperatura de la parte superior calentando las extremidades. Además favorece la circulación de retorno venosa, el sistema cardiovascular y la oxigenación de las células.


Técnica sencilla para baño de pies con agua fría:

Tienes que colocar un cubo de agua, donde te quepan los dos pies y sumergirlos en agua fría hasta por encima del tobillo, aguanta 15 segundos y sácalos del agua, ponlos sobre una toalla, pero sin secarlos. Repite la operación 3 veces, después seca con golpecitos los pies pero no completamente y ponte unos calcetines de algodón. Sentirás como la temperatura de los pies aumenta. Si no tienes un cubo puedes hacerlo dentro de la bañera con la alcachofa de la ducha. Lo ideal sería hacerlo por la noche ya que los pies después estarán en reposo.


Otra manera de conseguir este efecto derivativo de la sangre es caminando en el césped, sobre el rocío de la mañana o caminando en la orilla del mar.


Os recomiendo probarlo durante dos semanas cada día, los efectos son muy positivos, sobretodo en personas con cefaleas, mala circulación, retención de líquidos, edema y con tendencia a tener los pies fríos.