• fluencers

Objetivo: cero residuos en la cocina

Los plásticos están a nuestro alrededor: son el pilar que apuntala la conveniencia moderna, y nuestra dependencia (y aceptación) es un desastre para el planeta.



A menudo, decimos que nos falta tiempo para buscar alternativas, o la fuerza de voluntad para resistirnos a los artículos preempaquetados de un solo uso. Y, sin embargo, nos sentimos esperanzados, el cambio radica en reducir nuestra dependencia del plástico y eliminar un poco de los desechos producidos en nuestras cocinas, posiblemente la parte más derrochadora del hogar.

Honestamente, iniciarse en el cambio es la parte mas difícil, pero a medida que creas el hábito, se vuelve adictivo.

Aquí hay algunos conceptos básicos para llegar a cero desperdicios en la cocina.


Rechazo: el primer y mas poderoso paso es echar un vistazo a los armarios o al carrito de la compra y eliminar cualquier artículo que se empaquete innecesariamente o se desarrolle para un solo uso. El agua embotellada y las cápsulas de café son los ejemplos más evidentes. Busca alternativas como agua filtrada y una botella de agua reutilizable buena y duradera, en cuanto al café, usa un molinillo, compra café molido o si vas a seguir usando cápsulas fíjate bien que sean compostables.


Envases de plástico: no hay en la cocina producto más contaminante que el envase de plástico. Es el más detestable para el medio ambiente. Y sin embargo, de alguna manera, todavía encuentra un lugar en casi todas las cocinas. Considera usar una tela natural como hacían nuestras abuelas con las talegas del pan. El tejido de lino o algodón es transpirable, de manera que resulta ideal para las frutas y verduras y libera el exceso de humedad, lo que las mantiene más frescas por más tiempo. La tela es totalmente reutilizable. Para aprovecharla al máximo, lávalo con agua FRÍA y una pequeña cantidad de jabón suave cuando sea necesario.


Papel de pergamino: otro artículo desechable popular es el papel de pergamino. Es cierto que es muy versátil y fácil de usar, y nos guían en los libros de cocina y estamos tentados a usarlo a menudo, especialmente al asar u hornear. Y es solo papel, ¿verdad? No exactamente. Está hecho de papel, pero luego se trata con un ácido durante la producción para darle una alta estabilidad y alta resistencia al calor, que luego se recubre con un material antiadherente, tipo silicona. No es reciclable, no es compostable por lo que va directamente a la basura. La mejor alternativa son las alfombrillas de silicona para hornear / asar que se pueden usar indefinidamente y funcionan igual de bien.


Utensilios de cocina: desde paños de cocina hasta espátulas y pinceles, hay muchas herramientas en acción en la cocina. Si bien las cucharas de madera son un clásico que debes tener, considera reemplazar otros artículos con productos que también se biodegraden, especialmente aquellos que se utilizan a diario. Reemplaza los estropajos por cepillos para platos y otros cepillos de cocina de cerdas naturales y madera.


Frascos / envases de vidrio: son tus aliados como nunca antes lo habían sido. Los tarros de cristal son baratos y muy versátiles. Puedes usarlos para comprar y almacenar productos a granel, guardar sobras en lugar de los tupper. Puedes comprar adaptadores de tapa para convertirlos en vasos o recipientes para batidos, y hay libros de cocina sobre cómo guardar alimentos / ensaladas para que no se humedezca el contenido.


Haz tus propios limpiadores: son otra área que se puede eliminar fácilmente. Puedes prepararlo tú mismo fácilmente con vinagre, agua y un poco de aceite esencial de limón o tomillo.


Recicla: Esto parece una obviedad, pero sin saber qué y cómo recicla tu comunidad, es realmente fácil cometer errores que reducen la posibilidad de que el contenido de su contenedor azul sea realmente reciclado. Descubre exactamente qué puede y no puede reciclarse (y compra en consecuencia), y también asegúrate de saber cómo procesar su reciclaje.


Compostaje: entre el reciclaje y el compostaje, podrás producir casi a cero los residuos en tu cocina. Los desechos orgánicos representan el 26% de los desechos de los vertederos en la UE. Y un ambiente anaeróbico en los vertederos significa que incluso los desechos orgánicos no se descomponen muy bien en los vertederos, incluso contribuyen a los peligrosos gases de efecto invernadero.



¡Descubre en este vídeo como crear tu huerto urbano reciclando desperdicios!